sábado, 28 de diciembre de 2013

¿Y éste?

Muy buenas. Esta mañana he salido temprano para probar una zona de anillamiento aquí al lado, junto a la marjal del Moro y si sale la mitad de bien de lo que creo, establecer una estación de anillamiento de esfuerzo constante e integrarla en alguno de los nuevos programas de anillamiento coordinados propuestos por SEO.
Y bueno, la estación se ha portado aceptablemente bien, pero los resultados han sido totalmente eclipsados por un supermegabombazo que ha caído al poco de abrir las redes, con las primeras luces del día antes de que el sol sobrepasase el horizonte:

A primera vista -en la red- he distinguido las bandas alares y me ha parecido un Phylloscopus inornatus, una especie que cría en Siberia y pasa el invierno en el SE de Asia pero de la cual todos los inviernos se "pierden" algunos ejemplares por nuestro país. Sin embargo, he tenido la suerte de observar alguna vez al mosquitero bilistado -que es su nombre común- y me ha parecido muy grande, de un verde muy luminoso que recuerda más bien a Ph sibilatrix y sobretodo al cogerlo, con una clara distinción de color en la cabeza, mucho más oscura.
Rápidamente me he acercado a la mesa y he puesto a echar humo a todas las guías que llevaba, monográfico de ibericus incluida...

...y tengo que admitir que ¡¡¡no sé qué es lo que he capturado!!!

Es un Phylloscopus, eso es evidente. Lo que no es nada evidente es la especie en concreto.
El diseño no cuadra con ninguna, esa cabeza tan claramente diferenciada en oscuro no cuadra ni se parece siquiera a ninguna especie de Phylloscopus. Si obviamos la cabeza y suponiendo que sea una aberración o mutación -en mi modesta opinión lo último a pensar pero inevitable en este caso- recuerda a Ph trochiloides por la forma de la lista superciliar alargada hacia arriba en el extremo posterior y por las bandas alares. Sin embargo, el tono es totalmente distinto, siendo throchiloides de un tono muy poco saturado y brillante. En este aspecto de color general a mí me ha recordado a Ph. sibilatrix.... pero ahí se acaba la similitud. En fin, obviando la cabeza, parece un diseño mezcla de varias especies... si tenemos en cuenta la cabeza ya es para volverse loco. 
Tampoco la fórmula alar nos dice nada. Ya a primera vista, de ala y cola largas, se aleja totalmente de de collybita, por poner de ejemplo a nuestro mosquitero más común.  La fórmula alar no corresponde a ninguna especie, se acerca por tamaño a schwarzii, borealis o trochiloides, pero habría que cuadrarla a martillazos para que cuadre en cualquiera de ellas (y dejando aparte que el color y diseño de estas especies se parecería lo que un huevo a una castaña):
Ala 65 
P1>p.c 4,5
P3 52
P4 51
P5 49
P6 48
P7 46,5
P8 46
P9 45,5
P10 45,5
Emarginación en P3, P4 y P5

Cola: 49,5
Tarso: 19,64
Pico a pluma: 9,50 Pico a cráneo 11,90

No tenía apenas grasa pero sí se hallaba físicamente fuerte, asignando códigos para grasa-músculo 1-2. Esta tarde pasaré de nuevo por la zona a ver si sigue por allí y consigo oír y grabar su canto y adjuntarlo al informe que enviaré esta noche al comité de rarezas.

Si alguien tiene alguna idea, ya sabe que es bien recibida.... si me dice la especie y me la documenta, tiene una botella de cava pagada. Y en cuanto averigüe algo, por supuesto lo aclaro.

Saludos y Feliz año, que queda poco!


Bueno, pues la solución está aquí:



Un rato de retoque convirtió a este Ph. collybita en una rareza única en el mundo ;)
Habéis sido muchos los que habéis entrado a verlo y unos cuántos me habéis contactado... pero solamente uno se atrevió a escribirlo en voz alta, malandrines.

Saludos y gracias por vuestra paciencia... Feliz 2014, que ahora el año sí agoniza de verdad y le queda poco más de 24 horas ;)




5 comentarios:

  1. La verdad es que me despista mucho esa cabeza oscura.
    No soy capaz de identificarlo.
    Si lo descubres ponlo aquí.
    Esatré al loro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Podria ser perfectamente una cagarnera, pero la foto no da el perfil de similitud morfologica.

    ResponderEliminar
  3. Jaja, menos mal que me pilló en la lejanía pero, los 28 de diciembre hay que andarse con mucho ojo.

    Feliz año.

    ResponderEliminar
  4. Mecagüenlaleche, he caido como un pardillo, nunca mejor dicho, jeje.
    Saludos.

    ResponderEliminar