miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz 2015

Antes de nada: muchas visitas pero pocas confesiones... al menos cinco Carduelis cannabina (click aquí si no sabes lo que es) fueron capturados en la trampa, pero estoy seguro que fueron algunos más los que han caído en silencio:

Es cierto que la foto es en mis marjales. Y como la inmensa mayoría habéis deducido, la del Moro en concreto. Es cierto que había flamencos comunes. Y también es cierto que había espátulas... pero ahí acaba toda la historia.
Porque la foto de la marjal fue tomada realmente hace un par de años ( o quizás tres ) y la del rosado protagonista bastante antes, en Faunia (Madrid) si no recuerdo mal.
Espero que nadie haya ido solamente para ver al "raro"; a los que preguntásteis por mail os lo confesé, pero al que fue por su cuenta y riesgo... INOCENTE INOCENTE. Y en cualquier caso, una vuelta a la marjal nunca viene mal :)


A ver si para el Inocentes de este año que nace en 24 horas se me ocurre otra, pero como aún tengo casi doce meses para pensarla, de momento a todo el que me lea y al que no también, os deseo:

  Feliz 2015



domingo, 28 de diciembre de 2014

¿Otro raro?

Si hace dos semanas decía que en absoluto esperaba ver ya ninguna rareza de las gordas en los últimos coletazos del año, imaginad ahora, a media semana de 2015. Pues bien, esta mañana (del sábado) me he escapado un rato a mis marjales nada más salir el sol, antes de que la marabunta del finde invada el lugar y ver lo que el invierno va trayendo por aquí. Ya aparcando en la zona urbanizada he podido ver un bando de flamencos y me he alegrado. No es una especie que me atraigan especialmente más que otras, pero es uno de las pocos ganchos con los que conseguir que se venga la familia a pasear-pajarear conmigo, así que me alegra saber que andan flamencos por la zona por si puedo hacer una escapadita in family. Enseguida, nada más acercarme a una de las lagunas, he distinguido también unas espátulas ¡bien, éstas vienen mucho menos a menudo y en menor número que los flamencos!.
Telescopio en ristre y a la búsqueda de anillas de lectura tanto en espátulas como flamencos, ha pasado por el ocular un difuminado fantasma rosa que ha desaparecido al instante entre las cañas. Ya creía tener claro lo que había visto, pero he pasado unos minutos bastante nervioso esperando que el espectro saliese de entre las cañas y se manifestase, pegado un ojo al ocular, el otro abierto para controlar el campo y el móvil preparado para pegarlo al telescopio y ejecutar -en su más violenta acepción- alguna foto. Cuando ha salido, he podido confirmar mi primera impresión pero igualmente he quedado ojiplático.

Se trata de un flamenco rosado (Phoenicopterus ruber) y viendo la foto parece evidente el nombre. También conocido como flamenco del Caribe, ya que aunque habita lugares bastante más allá de este mar, es su principal zona de distribución. Lo cual, unido a su foma de vida convierte en excepcional su visita a este lado del charco. Sin embargo, es relativamente común en zoos y lugares similares, por lo que la primera idea al verlo por estos lares ha de ser la de un escape. Ahora mismo no recuerdo con seguridad si lo hay en el l'Oceanogràfic (de memoria creo que solo hay chilensis), pero por ejemplo en Faunia (Madrid) lo recuerdo perfectamente y en Bioparc (Valencia) juraría que también.
El caso es que estos ejemplares "domésticos" siempre van anillados y son extremadamente confiados, totalmente indiferentes a los humanos que probablemente se le acerquen por centenas o miles a diaro. Pero este ejemplar no lleva anillas de ninguna clase y es muy esquivo, siempre agazapado durante el par de minutos que aguantó hasta que voló a una zona oculta al subir un paseante al mirador (bastante alejado) y no volvió a salir más. Por ello, siendo el escape la primera posibilidad, no se puede descartar un divagante. De todas formas, de una especie tan grande y fácil de controlar será inmediato averiguar si fuera un escape de alguna parte.
Esta es la mejor foto que he podido conseguir, pegando el móvil al ocular del telescopio. De bonus,espátulas al fondo, que no se prodigan demasiado por aquí.


lunes, 15 de diciembre de 2014

Mi raro del año

Bueno, pues puedo prometer y prometo que este año hubiera apostado una buena cena que no lo iba a lograr, pero ya he tenido mi rareza. Con un puñadito de salidas cortas este año, y casi siempre más pendiente del reloj que del campo, no esperaba yo ni "tacharme" una especie nueva ni mucho menos que fuera una delicatessen como la que he disfrutado este fin de semana. Pero suele suceder que las cosas ocurren cuando ellas quieren y no cuando las esperas, sin más. 

Alcaudón Isabel (Lanius isabellinus) Isabelline ShrikeEl viernes leía en el foro de la SVO que los hermanos Josep y Juan Luis Bort habían visto un posible Alcaudón Isabel (Lanius isabellinus) en la marjal de Almenara, a un cuarto de hora escaso de mi casa (en coche). Creo que ya he comentado alguna vez por aquí que no tengo mucha vena twitcher, pero una cosa es dejarlo todo y cruzarse media España (o entera, y quien dice España puede decir Europa) para ver alguna rara divagante y otra es dejar pasar semejante bombazo al lado de casa como si nada. Así que crucé los dedos para que el sábado siguiera el animalito por allí y yo consiguiera exprimir un rato para escaparme. No voy a enrollarme con los detalles: al final conseguí escaparme el sábado y el domingo.

Alcaudón Isabel (Lanius isabellinus) Isabelline Shrike
El bicho es una pequeña joya, un alcaudón de pequeño tamaño y que parecía pintado con acuarelas, con los colores difusos y "lavados". Tal y como lo describieron los hermanos Bort, muy confiado y bastante indiferente a las personas. El sábado llegué con las últimas luces, pero pude observarlo un minutillo, echarle una cutrefoto antes de que se fuera -quizás a dormir- y regresar a casa satisfecho... o mejor dicho, autoconvencido de ello, porque el domingo por la mañana pude escaparme de nuevo y allí que me fuí. Esta vez había un buen grupo de observadores, iban y venían y apenas conocía a algunos, pero en todo momento unos 8 o 9 sí que éramos. Incluso 3 perros andaban a la carrera por allí... y el alcaudón interpérrito frente a la selva de trípodes, con una acequia de buen tamaño como única barrera entre él y nosotros. 

Alcaudón Isabel (Lanius isabellinus) Isabelline Shrike
Otra particularidad de este ejemplar es que aunque el sábado lo ví en lo más alto de un cañar y estuvo por las puntas de árboles sin hojas al más puro "estilo alcaudón", el domingo anduvo la hora y media que estuve y según los comentarios desde primera hora, por la zona media de los cañares, a cosa de metro y medio de altura y aunque sin llegar a meterse en lo más denso, sí andaba por zonas algo intrincadas. Esto, junto al lavado en tonos ocres, rosáceos y grises que se difuminan por su plumaje hacía muy difícil localizarlo cuando decidía cambiar de sitio y permanecer quieto... si no fuera porque estaba constantemente reclamando. Un canto que a mí en principio me recordaba mucho al carricero pero que tuve que admitir que más bien parecía de carricerín real (Acrocephalus melanopogon) como bien apuntó uno de los presentes. 

Alcaudón Isabel (Lanius isabellinus) Isabelline Shrike
No debía tener mucha hambre un rato después
de comerse al mosquitero porque éste estuvo
un buen rato incordiando y no le hizo ni caso.
Fijáos que es un alcaudón bastante pequeño.

Supongo que estaba imitando para atraer a su comida. Aunque si quería un buen filete, lo que allí abundan ahora mismo son cettias y mosquiteros; de hecho algunos afortunados consiguieron ver un rato antes de llegar yo cómo se comía a un mosquitero que tenía ensartado por las cañas...
En fin, una especie muy chula -sí, ya sé que las especies que no tienes en casa siempre son más chulas pero podéis juzgar vosotros mismos con las fotos-. Como se ve en el vídeo, el viento arreciaba y las cañas se interponían constantemente con lo cual era bastante difícil enfocar y a veces incluso reencuadrar cuando se movía, quizás por eso evitaba la zona alta de las cañas este pequeñajo :).

Por cierto, casi lo olvido: también pude "tacharme" a Carlos Sarabia en carne y hueso. Yo echaría un vistazo a su blog manisesnaturaleza, 100% recomendable. ¡Saludos del mirón, Carlos!




domingo, 30 de noviembre de 2014

El bosque escondido

En los últimos 25 años he pasado justo por la linde de un pequeño bosquete, casi rozando alguna que otra rama al menos 1 vez por semana. Eso hace más de 1200 veces... siendo prudente, porque casi seguro sean más del doble. Lo tengo a unos 15 minutos de mi casa (en coche). Y sin embargo, hasta hace tres semanas no lo había visto. Bueno, para ser correcto, no lo había mirado. Y como miles de cosas cotidianas, que ves pero no miras justamente por estar tan cercanas, hasta ahora había sido transparente para mí, invisible.
No es un bosque cualquiera, más bien es una Torre de Babel de árboles. En él se entremezclan pinos, abetos y juníperos propios de zonas frías o montaña con los más remilgados cipreses y álamos o incluso jacarandas, palmeras, ficus y magnolios tropicales. Salpican la zona las acacias, la falsa pimienta o el plátano de sombra. Incluso algún naranjo te encuentras por cualquier rincón. Y no falta el sotobosque con crasas varias, adelfas, boj, piracanta, mirto, hibiscus... en fin, un batiburrillo de especies.

Ya parece claro que no es un bosque al uso; estoy hablando de un jardín. Para ser exactos, el jardín de la zona central de la Av. Blasco Ibáñez de Valencia, en lo que aquí atañe por la zona Universitats-Hospital Clínico. Lamentablemente las últimas semanas tengo que pasar muchas horas en la zona y aprovecho los ratos muertos para desconectar como mejor sé: observando la vida.  Y cuando uno se sienta en cualquiera de sus bancos y mira con ojos de mirar, no puede dejar de ver que tiene un bosque a su alrededor, un pequeño ecosistema quasi-forestal. 
Tenemos árboles, arbustos, herbáceas y aunque no lo parezca, una buena representación faunística. Los mamíferos más allá de ratas y ratones que se adueñan de la noche me temo que se quedan en perros y gatos. Y, recluídos entre asfalto en tan pequeño bosque, no debe ser fácil, pero tampoco me extrañaría que hubiera algún lirón careto... te los encuentras en los rincones más insospechados. Los anfibios y reptiles deben ser testimoniales, me imagino que la lista de especies puede ser un par de especies o tres: salamanquesas y quizás alguna lagartija. Pero la cosa cambia con los artrópodos y más evidentemente con las aves.

Un buen número de saltícidos, licósidos y tómisidos se encuentran por los arbustos a la espera de alguna que otra mariposa aunque por estas fechas ya solamente se ve algún piérido que se resiste al paso del tiempo e incluso alguna esfinge-colibrí. Seguro que en primavera y verano no deben faltar los ninfálidos, sírfidos, las crisopas, los hemípteros y coleópteros... buena pinta tiene para ello si los del ayuntamiento no se pasan las semanas fumigando, que es probable.

Pero la fauna más evidente -como de costumbre- son los emplumados. No me sorprendió ver gorriones, lavanderas blancas, mirlos, estorninos, tórtolas y palomas, más bien me hubiera sorprendido no verlos. Pero no esperaba ver con la máxima facilidad y sin más esfuerzo que esperar un minutillo sentado en un banco a las cautelosas cotorras, tanto de kramer como argentina, a los carboneros comunes o a las currucas cabecinegras y capirotadas. Y sí me sorprendió bastante ver pasar como si no fuera con ella la cosa a una lavandera cascadeña.


Algún mosquitero andaba por la zona también, aunque la verdad es que no hay muchos. Pero por supuesto los que sí andan por todos los rincones son colirrojos tizones y petirrojos. Un par de días llegué a oir pinzones sin lograr verlos y hace algo más de un mes me encontré en el barrio de al lado, también en plena Valencia, un zorzal común muerto, seguramente golpeado por un coche.

En fin, que estoy en dique seco de salidas y me temo que algún tiempo más durará la cosa. Sinceramente ni de escribir tengo ganas y bastante me ha costado ponerme con esta entrada, pero aquí dejo testimonio y cutrefotos para constatar que siempre hay algún rinconcillo para ver pasar la vida, incluso en medio de la urbe. No deseo tener que pasar un solo día más allí por obligación, pero desde luego me apunto en la (larga) lista de tareas pendientes hacer alguna que otra visita para comprobar la zona.



sábado, 18 de octubre de 2014

NSAID AINE

No, no se me ha roto el teclado. Estas son las siglas empleadas en el mundillo farmacológico para referirse a NonSteroidal Anti-Inflammatory Drug, o lo que viene a ser en lengua cervantina medicamento AntiInflamatorio No Esteroideo. ¿Aún no está claro? Bueno, pues es el grupo de medicamentos donde se incluye al diclofenaco. Esto ya sí, casi todo el que lee este blog sabe lo que es. Y si no, puede echar un ojo a una entrada en este mismo blog sobre el tema (de hace unos meses).
Pues ahora resulta que probablemente no es solamente el diclofenaco la "bestia" a controlar: Muere un buitre por comer restos con inflamatorio (El País). Al hacer la autopsia a un buitre hallado muerto, se ha descubierto que mostraba las mismas lesiones que en el envenamiento por diclofenaco. Pero, cuidado, el principio encontrado en grandes cantidades en el cadáver fue flunixin, otro fármaco del grupo NSAID. Artículo publicado por Irene Zorrilla, investigadora de la Junta de Andalucía (y otros).

Stefan Krause, Germany
(http://commons.wikimedia.org, Creative Commons )
Hasta donde llega el entendimiento de este pobre peón de ajedrez que os escribe, NSAID es un grupo de fármacos definido en base a su forma de acción o incluso mejor dicho a su no-forma de acción, resultando por tanto bastante heterogéneo. Por ello, estoy de acuerdo en que prohibirlos o restringirlos en bloque sería una talibanada (si es realmente verdad que son necesarios, ojo, que ése es otro cantar), pero siendo que en el caso del diclofenaco está demostrado y hay alternativas a precio similar y que parece que el flunixin también mata (no sólo por calentón por este caso en particular, si habéis leído el artículo de El País parece ser que en Grecia también han muerto aves por flunixin), es incomprensible que permanezcan en el mercado.

La verdad, no lo entiendo... ¿o sí?, a lo mejor es más sencillo de lo que parece, este párrafo copipasteado de la noticia del País creo que es una buena metáfora.
Este especialista (*) acaba de regresar de Corea del Sur, donde se está celebrando la Cumbre de la Biodiversidad a la que no asistirán ni la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ni el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos. Allí, los funcionarios indios, asegura Atienza, "manifiestan su sorpresa ante la decisión de España de permitir este medicamento cuando existen alternativas por un precio similar sin peligro para los buitres".
(*) se refiere a Juan Carlos Atienza, director de Conservación de SEO/Birdlife

No es que me importe lo que digan los demás de mí, y menos si ya estoy muerto, pero seré sincero: me jode mucho que mis nietos o bisnietos dirán "aquellos paletos descerebrados de principio del XXI que se cargaron..." y nos meterán a todos en el mismo saco. Aunque ellos también tendrán lo suyo. Si les dejamos algo, claro.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Popurrí

Hace mes y medio que no escribo nada de campeo pero sigo vivo, que no es poco. Mientras tanto, han sido pocas y cortas las salidas al campo: un viaje relámpago de 4 días a la Francia más rural, un paseillo por el Pirineo oscense, alguna jornada de anillamiento con vistazo rápido en Tancat de Milia, alguna visita rápida al Moro... lo dicho: muchas pequeñas cosas pero nada gordo para ponerme a escribir nada. Así que ahora que son un montoncito de cosillas aquí os cuento un popurrí del último mes y me quedo tan ancho.

Cordes-sur-Ciel (Tarn)
 Al que pueda, que no se pierda la Francia del norte del Midi, con sus bosques maduros interminables, el silencio y la parsimonia, las ciudades detenidas en el tiempo... yo desde luego repito cada dos años como muy mucho y puedo prometer que recargo pilas. La zona no es nada del otro mundo para ver aves, pero si te gustan las setas y los insectos, disfrutarás como un enano. De todas formas, es igual: pasear por sus bosques y campos, por sus aldeas y ciudades y degustar la gastronomía local vale la pena. Sin la menor duda.


Vuelvepiedras (Arenaria interpres) TurnstonePor el Moro la cosa ha estado (muy) floja. Mientras yo andaba por Francia, se vio aquí un andarríos de Terek, una auténtica megarareza, pero la verdad es que con la sequía que hemos estado padeciendo hasta hace 15 días el moro ha estado más seco que un bocadillo de polvorones y parece un milagro que semejante "personaje" eligiera este rincón para pasearse. Con esa perspectiva en la marjal y la escasez de tiempo, me sobran dedos en una mano para contar las veces que he pasado este verano por allí.
Aún así siempre hay algo que ver, sobretodo con el paso. Estas dos últimas semanas se han dejado caer collalbas grises, alguna rubia, tarabillas norteñas, papamoscas, carraca, abejeros, etc. A pesar de que ha llovido una cantidad respetable de agua, la squía ha sido muy severa y los niveles de las lagunas dan risa, por ello apenas he visto algún correlimos menudo y común (Calidris minuta & alpina), chorlitejos (Charadrius dubius, hiaticula & alexandrinus) , andarríos bastardo (Tringa glareola) , archibebe común (T. totanus) y claro (T. nebularia)... incluso las cigüeñuelas (H. himantopus) se cuentan por una o dos docenas en todo el moro. Pero lo dicho: siempre hay algo que ver. Hace unos días (tengo que mirar los apuntes) en un paseo por la zona de playa del moro para ver algún limícola despistado, pude contar ¡52! vuelvepiedras (Arenaria interpres). Todos los años se ve alguno, pero 52 debe ser uno de los registros más altos de cualquier año no por el moro sino creo yo en toda la comunidad valenciana.

El sábado 4 (por 4ª semana consecutiva), jornada de anillamiento de puertas abiertas en Tancat de Milia, con un record de decenas de asistentes (a falta de confrmar el recuento pasaron de sobra los 70)

Y bueno, poco más: en este último mes hemos tenido capturas para anillamiento de curruca mosquitera (Sylvia borin), mosquiteros musicales (Phylloscopus trochillus), buen paso de martines pescadores (Alcedo atthis) el primer mosquitero común (Ph. collybita), muchos individuos con grandes cargas de grasa y la recuperación de un carricero común de Francia hace unos días y otro de Italia por un compañero  corroboran lo que es evidente: estamos en plena migración. ¡al campo quien pueda, que se acaba!

Y como es una entrada popurrí, de bonus dejo un curculiónido a ver si alguien lo identifica a nivel de especie:




martes, 7 de octubre de 2014

Ahora vas y lo cascas...

La última (por hoy, porque no tardará en ser la penúltima):
Cacería en la Albufera

Foto libre de derechos tomada de public domain image.
A mí (hace años) me cayó una multa de órdago y me requisaron un machete inutilizable en caso de necesidad porque iba metido en el petate de una tienda de campaña junto a los sacos de dormir y utillaje vario de acampada en el maletero del coche. Si es la ley, es la ley, por absurda que sea, pero ya que estamos que sea para todos igual; si es así y siguiendo el principio de proporcionalidad, veremos en qué debería quedar esto y en qué queda realmente al final. Mejor no digo nada, que si escribo con sinceridad seguro que salgo peor parado que los protagonistas de la fiesta. De momento, en mi humilde opinión esa gente no es apta para poseer un arma de fuego en su put vida, pero bueno... dije que me callaba: ustedes mismos que tiene ojos lean el enlace de arriba y háganse su idea.

lunes, 6 de octubre de 2014

A vueltas con la trampa

Ya son varias las entradas sobre el parany y el que más o el que menos tiene una idea de en qué consiste el tema. Lo que no todo el mundo sabe es que parany en valencià significa literalmente "trampa". Y así se lo toman literalmente sus defensores, intentado hacer trampas a la administración a cual más burda para intentar colarle un gol. Y -es solo una sensación, dios me libre de acusar a nadie :) - la verdad es que parece que se metían goles demasiado fácilmente. Y también es una sensación - pero seguro que es casualidad ;) - que por aquí la ley el sentido común y el saber hacer funciona de verdad cuando Europa pega un puñetazo en la mesa. Hace 17 meses predije ( 1 ) que los amantes del parany harían un quiebro a la ley y acerté (no había que ser adivino, ni siquiera muy listo... lamentablemente) en cuanto llegó la primera "temporada de passa" (migración) , que es cuando funciona el parany ( 2 ). Al final hizo falta mucha presión para que acabara aquella tomadura de pelo y por fin se suspendió semejante despropósito, una vez acabada la passa, por supuesto ( 3 ). Pues bien, estamos de nuevo "de passa" y por lo visto estos señores del parany ya habían intentado colar otro gol, pero esta vez hay un informe negativo de la Comisión europea en la que se muestran contrarios al parany científico (¡!, hi aaaahh) de manera explícita e inequívoca y no hay más eggs que denegar el permiso. De hecho, según se intuye en la nota de prensa, parece ser que los científicos que avalaban el proyecto se han desentendido del tema. Pues aún así había que colar el gol, pero esta vez era mú gorda la trampa...
Con esta trampa se cogería a más de un especímen...
En fin, un aplauso protocolario a la admin por hacer su trabajo (¡!)


Aquí se puede leer la nota del gabinete de comunicación de la Generalitat: nota de prensa




lunes, 1 de septiembre de 2014

100 años de ignonimia

Ectopistes migratorius (Wikipedia)
Cuando fue conocida por los europeos, hace cerca de 4 siglos, se estima que la población total de Paloma migratoria (Ectopistes migratorius) rondaba entre 3 y 5 miles de millones de individuos, siendo la especie de ave más abundante de América y probablemente del mundo. Su área de distribución correspondía a la zona central y este de Norteamérica, aproximadamente entre los grandes lagos y el golfo de México; era una especie migradora y formaba bandos de centenares de millones de individuos. Fueron descritas bandadas descomunales, por gente tan seria y reconocida como el mismísimo Jean Jacques Audubon. En 1866 fue observada una bandada de aproximadamente 1,5 km. de ancho y ¡500! km. de largo, tardó unas 14 horas en pasar y allí por donde lo hacía, se oscurecía el día e incluso bajaba la temperatura. Eran muy sociales y además de agruparse al migrar, anidanaban y formaban dormideros de millones de individuos en zonas arboladas.





Batida de palomas migratorias (Wikipedia)
Y esa abundancia y costumbre de agruparse fue su desgracia: fue explotada sin límite alguno, usada como comida barata, sobretodo para esclavos y cerdos. Se organizaban batidas de centenares de personas y se aniquilaba a las palomas hasta el exterminio. Según relata Audubon, las esperaban al atardeder y la batida duraba hasta que salía el sol a la mañana siguiente. Hasta que caía la más completa oscuridad resonaban en varios km. a la redonda los disparos y los cuerpos de las palomas cayendo al suelo. Durante la noche y primeras horas del día ya habían pasado mapaches, zarigüeyas, zorros, lobos, pumas, osos y aves rapaces varias a reclamar su parte. Con la luz, los cazadores recogían a capazos las aves abatidas y luego se soltaba a los cerdos para acabar el trabajo.
Su abundancia era tal que matanza tras matanza parecían no acabarse nunca, pero evidentemente aquello era insostenible y en la segunda mitad del siglo XIX ya solamente quedaban algunos grupos de miles de ejemplares. A las matanzas habría que sumar la pérdida de hábitat por la deforestación que provocó el desarrollo (¡?) de la zona. Su número fue bajando rápidamente y pronto se convirtió en una especie muy rara. Finalmente, desapareció de los cielos y el último ejemplar salvaje del que se tenga constancia fue abatido en 1900 por un niño.

Martha, último ejemplar vivo (Wikipedia)
Sin embargo, quedaban especímenes vivos. Por supuesto, en las últimas décadas de su existencia el declive era más que evidente y se intentó criarlos en cautividad en varios zoológicos. Sin éxito. El último representante de la especie fue una hembra llamada Martha y murió tal día como hoy hace 100 años, el 1 de Septiembre de 1914 y pone fecha ( e incluso hora: parece ser que alrededor de las 13 horas ) a la extinción a manos del hombre de la que probablemente haya sido la especie de ave más abundante del planeta. Un ejemplo brutalmente gráfico de hasta donde llega la codicia humana. Hoy se cumplen 100 años y las cosas suceden más sutilmente. Pero suceden.





Si queréis saber más os recomiendo:
  • la entrada en la wikipedia en inglés: Passenger pigeon, de donde saqué las imágenes que ilustran este post. 
  • Audubon, J. J. (1839). The Birds of America from drawings made in the United States and their territories. Vol. V Lockwood. New York, 1839. 
Y mi agradecimiento a C. Urdiales que me adentró en la historia de esta especie hace unos años ya.


sábado, 23 de agosto de 2014

Levanta la vista!

Las aves que vinieron a Europa a reproducirse ya vuelven. Cualquier paseo incluso por el parque de tu pueblo o ciudad puede demostrar al más escéptico el milagro de la migración. Y es gratis; tan solo hay que levantar la vista y mirar. 

Tarabilla norteña (Saxicola rubetra) Winchat
Carraca (Coracias garrulus) Roller
Estos días entre el voyyvengo y algún rato de descanso echo un ojo de cuando en cuando al cielo y compruebo -no podía ser de otra manera- que ya van apareciendo los migradores más madrugadores. Si hace poco más de una semana pude ver los primeros -y pequeños- bandos de abejarucos comenzando a bajar al sur, alguna tarabilla norteña descansando en su atalaya o incluso capturar en la Albufera un carricero común nacido hace unas semanas y anillado en Francia, esta semana ya he tenido la suerte de observar movimiento de rapaces, bandos más consistentes de abejarucos que muchas veces oyes sin poder localizar, algún vencejo real e incluso ayer pude ver en mi propio pueblo una carraca (tercera vez en mi vida que veo esta especie dentro del término, y hoy seguía en el mismo sitio). Y a los limícolas no he tenido tiempo, pero de seguro que ya está la cosa interesante, pudiéndose observar por estas fechas algún que otro ejemplar mostrando al menos parte de plumaje nupcial.


Pues eso: ahora es buena época para salir al campo y ver el paso, el que tenga un rato que no lo dude.

domingo, 10 de agosto de 2014

Ciao, pichi

Hoy se cumple una semana de esto que voy a contar, pero dicen por ahí que más vale tarde que nunca...
El caso es que para menos de 24 horas después de publicar la última entrada teníamos programada una salida al campo con familia y amigos a la zona de Tuéjar, en la comarca de los Serranos o Alto Turia como también les gusta llamarle a los del lugar. Imprescindible para los que hacemos vida en la franja costera huyendo de la masificación y bochorno playeros. Y allá que nos fuimos con pichi. Su evolución estaba siendo espectacular, evidente de la mañana a la noche, cada vez más fuerte y atrevido. Y cada vez comiendo más, por las mañanas sesión de ejercicio y revisión para ver cómo iba. Con 18 gramos de peso, musculatura de párido e incluso una pequeña reserva de grasa, para ser libre tan solo le faltaba desplegar unos milímetros de primarias y la decisión para dar el salto... y lo dió el domingo.

Junto a esta fuente voló por 1ª vez
Nacimiento del Tuéjar...
Sucedió en el mismo nacimiento del río Tuéjar, seguramente por el bullicio de la gente. Pero prefiero pensar porque le gustó el paisaje o quizás porque tuvo envidia de sus hermanos aviones comunes o los más numerosos roqueros que surcaban el cielo. El caso es que pichi dió el salto; pensábamos que pararía a 4 o 5 metros como otras veces pero no: cogió velocidad y altura con la potencia típica de su especie y se perdió entre unos álamos... ni siquiera se llevó una anilla de recuerdo. Pensaba ponérsela por la noche, a la vuelta a casa. Porque se veía venir que le quedaban horas para independizarse.
Mi hija lloró aquel día hasta media tarde pero ahora sonríe cuando levanta la vista y ve pasar a los aviones. Después de la última entrada no hice más fotos de pichi, así que dejo alguna del paisaje que eligió para echar a volar.
Peña cortada, Chelva, Los Serranos

Peña cortada, Chelva, Los Serranos
Nido del allí mucho más abundante avión roquero. La Playeta, Chelva

jueves, 31 de julio de 2014

Pichi

El asilado sigue en casa. En unas horas habrá cumplido una semana con nosotros y de momento va viento en popa. Mi hija tiene muy claro que es un invitado y se alegra de saber que pronto partirá y si tiene suerte y le va bien pasará el invierno en África. Y si tiene mucha suerte y le va muy bien, incluso volverá en primavera a Europa, quien sabe si incluso a nuestro barrio, aunque difícilmente volveremos a verlo una vez parta. Pero no puede evitar ponerle nombre. Y como no hace mucho estuvo viendo unos vídeos de Heidi, la elección ha sido inmediata: Pichi. Después de 7 días, se le ve mucho más animado y confiado. Sigue dedicando mucho tiempo al dolce far niente pero ahora también tiene ratos de actividad que antes no mostraba. Incluso en un derroche de intrepidez y valentía :) de cuando en cuando da algún salto y explora alrededor de su caja. A veces busca la proximidad de los de casa y ayer aprendió -por fin- que si le arrimas un dedo extendido, lleva comida y es gratis, así que ahora es mucho más cómodo darle de comer y mucho más fácil averiguar cuando está lleno. 



Desde el tercer día que lo ví recuperado y capacitado, le obligo a ejercitar las alas un par de ratos diarios y además las primarias siguen abriéndose y empiezan a tomar forma; la verdad es que se le nota mucho más capaz y potente y ya hace pequeños vuelos de extremo a extremo de habitaciones o pasillos. Desde luego que aún no está para andar solo por la vida y mucho menos para emular a sus padres haciendo acrobacias detrás de los insectos, pero apunta maneras. En fin... espero que la próxima entrada sobre Pichi sea para contar su vuelta al mundo libre, de momento os dejo unas fotos del pequeñajo devorando un aperitivo y la cara de felicidad que pone cuando aparta el pico de la comida porque ya no le cabe  ;)



viernes, 25 de julio de 2014

Un asilado.

Por aquí seguimos, que no es poco. Estrujando el tiempo para arañar alguna semana de escapada si al final consigo enhebrar todas las obligaciones. Pero tampoco me puedo quejar porque si Mahoma tuvo que ir a la montaña, yo tengo más suerte y aparte de alguna hacer una jornada de anillamiento de uvas a peras, el campo me sale al encuentro de cuando en cuando: alguna escapadita por los rincones a los que mi trabajo me va enviando, una visita de compromiso a la serranía de Cuenca, viaje relámpago a Portugal... No he podido hacer ni una sola visita a mi marjal y a estas alturas la mayoría de aves ya han criado y andan por esos mundos pero a los que vivimos en la franja costera mediterránea siempre nos es grato alzar la vista y ver allá donde mires milanos, ratoneros, buitres, cigüeñas... y bajarla y difrutar a montón de aláudidos y esteparias varios, pardillos e incluso algún rabilargo... Como iba diciendo, tampoco es para quejarse tanto.

Avión común (Delichon urbicum) House martin
Al llegar a casa no pintaba muy bien, no.
El caso es que ayer tuve sopresa: mi mujer me llama y me dice que se ha encontrado una golondrina en medio de una calle, de milagro no se la zampa un perro que afortunadamente iba atado y harían falta otro buen puñado de milagros para que no la acabe pisando alguien o incluso que se pase al asfalto huyendo de los zapatos, y sea algún vehículo quien acabe la aventura. Al llegar a casa abro la caja que se ha convertido en su casa y me encuentro un pollo de avión común. Bastante avanzado, con el cuerpo cubierto y las plumas de vuelo ya a más del 50%. Pero agonizante, apagado, cabizbajo y sin interacción alguna con nada ni nadie; no hubiera apostado 10 céntimos por él. 

Unos bocados más tarde...
Me informo y suponemos que ha caído de un alero a unos 15 metros de altura; increíble que no se revienten al llegar al suelo y por supuesto es imposible acceder para intentar "repatriarlo". Después de hidratar, alimentar y calentar un poco al bisho, la cosa cambió como noche y día, se le ve activo, se le oye andar a veces por la caja y cuando lo dejo en la palma de la mano para alimentarlo, mantiene perfectamente el equilibrio aleteando si es necesario. Y cuando le parece corretea e incluso trepa por el brazo; al menos tiene fuerza, ahora ya no veo tan imposible completar con éxito la Operación Asilo, seguiremos informando ;)

Y bueno, una de cal y otra de arena: el domingo me pequé una pequeña pateada por mi feudo forestal  para volver con el ánimo agriado. Primero porque los cazadores que andan a la espera del jabalí en la zona comienzan de nuevo a comportarse como si el campo fuera exclusivamente suyo. Bueno, tampoco suyo al 100%. Porque dudo que en sus casas esparzan botellas, latas y otras mierdas por el suelo. Pero esto ya lo tengo superado y quizás algún día cuente en público algún truco infalible para demostrarles que son unos guarros y convencerlos como mínimo por una temporada de que por lo menos se lleven su porquería. Pero lo que de verdad me agrió la tarde fue la imagen de la punta sureste de Espadán, la zona de Vall d'uixó -separada de mi feudo tan solo por la Vall de Segó- ardiendo. Cuando eché el ojo ya se adivinaban numerosos medios aéreos sobrevolando el fuego, como diminutas moscas sobre un ascua, arriesgando la vida. Al final consiguieron atajar el fuego y se quemaron "solo" 200 has. Teniendo en cuenta que se había colado en el recibidor de Espadán, casi hay que dar las gracias...


Y como siempre, no quisiera dejar un regusto amargo; aquí os dejo un postre dulce: el asilado se va aclimatando y lo pillé hace un rato cotilleando desde el balcón de su provisional casa. Ciao!




lunes, 23 de junio de 2014

Una de libros

Sigue la cosa complicada en cuanto a tiempo para salir: trabajo, formación y reciclaje, obligaciones sociales, familia... aprovecho para escaparme pequeños ratos en los huecos que me robo a mí mismo y poco más. Así que colgaré alguna entrada sobre libros de naturaleza, que siempre son buenos compañeros e incluso un sucedáneo aceptable cuando no hay otra cosa. Dejaré las guías generales para otra ocasión, que en mi opinión tienen mucha miga.

Para empezar, un puñado de guías para llevar al campo (bueno, vale, el atlas de mamíferos va a ser que no es muy "portátil"):

El atlas de los mamíferos terrestres de España editado por el Ministerio de Medio Ambiente -sí, parece que fue en la Prehistoria, pero no hace tantísimo que hubo tal ministerio- es un tocho de casi 600 páginas tamaño A4. Una pequeña maravilla con datos, descripciones, estudios, mapas de distribución adquirida hace unos años por... la cara. Mandabas un correo al ministerio y te lo enviaban gratis, solamente dudo si pagué para portes pero creo que ni eso. La guía de insectos Collins muestra 240 insectos de Europa, lo cual es irrisorio, pero en su día me vino bien para iniciarme en el mundillo, ya que cabe en un bolsillo de camisa, lo mismo que la guía de mariposas de Tikal que solamente recoge 120 especies pero fue un buen punto de partida. La guía butterflies & moths  de Novák/Severa ya es una guía de campo al uso, más de 350 páginas "tamaño guía de campo", clave para llegar a la familia, unas 1000 especies, descripción de orugas... muy útil para meter en la mochila.
Solo he podido ojear con algo de profundidad 3 guías de rastros, y de lejos la que más me gustó y por ello compré fue la guía de rastros y señales de Brown et al., otra guía muy portable y en mi modesta opinión bastante útil. La guardaba emparejada con otra de cráneos pero no la encuentro :( 
Acabo este grupo con "la Chinery". Otra manejable y por ello poco extensa, pero recomendada por casi todos los aficionados a la entomología. Yo me mojaré y diré que imprescindible si quieres introducirte en el mundillo de los artrópodos (se ocupa brevemente también de los milpiés, ciempiés, alacranes, opiliones, arañas...)

Y ahora dos que me encantan, una sobre gaviotas y la otra de limícolas:

La "Gulls de Olsen/Larsson" dicen los "gaviotólogos" que conozco que es imprescindible. El de las gaviotas es un grupo que me llama la atención y varias veces he querido aprender como dios manda sobre él, pero me sobrepasa. Todo el mérito de esta ignorancia me corresponde a mí porque el libro es en una palabra una maravilla. Descripción de hábitos, edades, subespecies, plumajes de invierno y verano, distribución, biometrías, comparación con especies similares, fotos, ilustraciones... lo dicho: 600 páginas a cada cual más alucinante.
La shorebirds fue una sugerencia, me la recomendó en su día un aficionado del que hace años que no sé nada y solo puedo darle las gracias. Es una guía sobre limícolas americanas, algunas de ellas comunes con  Europa. Pero es que a las europeas las trata también en el apartado de divagantes y a pesar de ello con más fortuna que la mayoría de guías europeas, así que tienes casi todas las limícolas que se pueden ver por aquí. Es una guía de fotos, pero incluso los fanáticos d la ilustración reconocerán que son verdaderas joyas, bien elegidas para mostrar variedad de plumajes por edad, sexo o invierno/verano tanto o más descriptivas que una buena ilustración.

De rapaces pongo dos que representan dos enfoques radicalmente distintos:

La Fergusson-Lee es un señor libro que raya las 1000 páginas. Trata las rapaces del mundo, con ilustraciones aceptables de edades, morfos, descripciones, hábitat, costumbres, distribución... una buena compañía para pasar tardes en el sofá. La de Forsman es a priori una hermana menor. "Solamente" 580 y pico páginas en un formato ligeramente menor y "se limita" a las rapaces de Europa y Oriente Medio. Pero amigo, la cosa cambia al abrirla... ¡vaya 580 páginas! alucinante la cantidad de info, descripción de plumajes a través de la edad, amén de lo imprescindible: distribución, hábitats, costumbres, etc. No solamente puede dedicarse a fondo en cada especie al abarcar muchas menos, es que además lo hacen con maestría. Creo que la Fergusson es un señor libro pero empalidece al lado de esta. Desde que me la compré no he vuelto a consultar la Fergusson y se ha quedado para lo que dije antes: para pasar buenos ratos de lectura.

Y acabo la entrada -ya reatacaré con más- con 3 libros especiales, mis últimas adquisiones:

La guía de mariposas diurnas abarca las especies diurnas que podemos ver en la Península. Para mí la mejor - y tengo una puñado y he podido ojear otro tanto-. Editada por Objetiu Natura, de los chicos de Fotografía y Biodiversidad, los padres de la imprescindible biodiversidadvirtual en homenaje a Gabino Martín. Dado lo especial del proyecto, aquí dejo un enlace para ver el porqué, el cómo e incluso adquirirla: mariposasporlavida. Al margen de todo ello, es en mi opinión una guía espectacular y excepcional. Y luego los dos cuadernillos, reproducciones de catalogos de los siglos XVIII y XIX sobre las aves de la Albufera desde el punto de vista de los cazadores, incluso con comentarios culinarios. Una curiosidad, especialmente el de 1795 por el extraño valenciano que se puede leer en él y las descripciones de las especies que en muchos casos más que aclarar convierten al libro en una serie de acertijos.




domingo, 18 de mayo de 2014

Paso en mayo y otras cosas.

Sigue la cosa liada en cuanto a tiempo para salir, pero se hace lo que se puede. Este mes -y siguiendo lo que se está convirtiendo en norma- apenas han sido algunos ratos de escapada para ver 4 cosillas. Tampoco al blog le echo los ratos que quisiera, así que ahí va un popurrí. Y como es costumbre también, para no dejar el regusto amargo empiezo por la mala nueva aunque sea de lo más reciente.

La colonia de aviones comunes del polideportivo del Puig parece que se pierde definitivamente, al menos donde estaba. Anteayer viernes 16 me robé 10 minutos para revisar el rincón y me da bastante rabia haber acertado: los aviones no han querido aceptar el guetto que les han asignado. Llegué a ver algunos bocetos de nido adosados a la tela metálica pero todos incompletos. Es su único cometido reproducirse y a eso vienen, así que se encabezonan en intentarlo perdiendo un tiempo y energía preciosos. Tan solo un par de nidos pegados a las columnas tenían actividad y aunque eché un vistazo rápido por los alrededores no conseguí encontrar ni rastro de nidos.

Limícolas en Tancat de Milia. Waders in Tancat de Milia.Correlimos de Temminck (Calidris temminckii) Temmink's Stint
En cuanto al paso observado que da título a esta entrada, pues la verdad es que si tengo en cuenta el tiempo dedicado, no me puedo quejar para nada. Entre los paseriformes he podio observar colirrojo real, tarabilla norteña, mosquiteros musical y papialbo, bisbita alpino, subespecies "norteñas" de lavandera boyera, collabas rubia y gris, currucas carrasqueña y mosquitera; buscarla pintoja, umm, seguro que me dejo alguno. También abejeros, algún milano, carraca, cerceta carretona... Pero por aquí, con la Marjal dels Moros y la Albufera a mano las vedettes son los limícolas. Archibebes comunes y oscuros, andarríos bastardos, agujas, zarapitos, combatientes, canasteras... el género Calidris ha estado pobremente representado con cifras bastante bajas pero una especie ha sido la estrella: el correlimos de temminck (Calidris temminckii), un migrante (bastante) escaso pero que este año ha sido muy fácil de observar por ejemplo en Tancat de Milia. El día 7 el compañero Pedro Marín observó 14 individuos, cifra muy notable, en este punto. Y también P. Marín en Tancat de Milia se apuntó nada menos que dos megararezas: correlimos culiblanco (Calidris fuscicollis) en la última semana de abril y correlimos falcinello (Limicola falcinellus), éste ya en la primera semana de mayo. Aunque no tengo nada de twicher no me hubiera importado acercarme a verlos pero lamentablemente no tuve oportunidad, así que si queréis ver alguna foto, en los enlaces de arriba están.
 

Uy! se me olvidaba: una delicatessen que sí pude ver la semana pasada en Tancat de Milia fue la gaviota enana (Hydrocoloeus minutus). No es ni mucho menos tan difícil de ver por estos lares como los dos correlimos de arriba; el año pasado la ví incluso aquí en el Moro, pero no deja de ser una cita más que interesante y desde luego alegra el día. También su primo lejano el fumarel común se ha dejado ver este año por el moro y solo echo en falta al aliblanco... no puede ser todo y menos si no se invierte algo de tiempo. De todas formas, hablando de tiempo, aún quedan coletazos de paso, nunca se sabe :)

Pude compartir esta misma semana media jornada de anillamiento científico con mi amigo y maestro Raúl, que durante varios años lleva adelante una estación de anillamiento en el Carraixet contra viento y marea. Al igual que en la estación de Milia pudimos comprobar que las aves locales ya están en plena reproducción -algunas listas para ir a por la segunda pollada- mientras los reproductores trasaharianos están calentando motores. De allí además de muy buen rato me traje una foto de avetorillo.


Por último, hoy mismo por la mañana me he subido con mi hija al pico que hace guardia a Puçol: el Pîcaio. Un paseito de montaña con la niña, sin pretensiones ni cámara ni nada, pero como siempre con los prismáticos al cuello que me ha permitido observar dos especies nuevas en el lugar: roquero solitario y golondrina dáurica. Al primero nunca lo había observado en el Picaio, aunque la zona es propicia. He podido verlo fugazmente 3 o 4 veces pero durante un intervalo de al menos una hora e incluso la primera vez llevaba algo en el pico. Y luego la dáurica, que he visto en paso sobre el Picaio un par de veces pero que hoy andaba por la zona con movimientos claramente locales... esta misma semana intento escaparme y confirmar que siguen por la zona.

domingo, 27 de abril de 2014

Un gettho para pájaros.

Arrancados de la pared como un cartel viejo...
Hace ya algo más de un lustro que llevo viendo evolucionar la colonia de aviones comunes (Delichon urbica) que anida en el Polideportivo La Pedrera, en el Puig. Año tras año los aviones comienzan a posicionarse en los nidos por estas fechas y en unas semanas, el hall de entrada a la piscina, los vestuarios-consergería y el campo de fútbol es un hervidero de avecillas entrando y saliendo de sus nidos. Bueno, año tras año exactamente... no: a principios de abril del año pasado pude comprobar que los nidos habían sido eliminados. En 2012 conté solo en el hall 102 nidos ocupados. Deshauciados de un plumazo. 
Entiendo perfectamente que están sobre la entrada de unas instalaciones por la que pasan decenas de personas todos los días. Y también que no todo el mundo esté dispuesto a tolerar que le puedan caer excrementos "del techo". No me pareció acertada, pero comprendí totalmente la decisión. Pero parece ser que los deshauciados no, y me alegré. Evidentemente, los pequeños alfareros no se echaron atrás por un "pequeño" contratiempo y construyeron nuevos nidos en la misma ubicación. Después de hacer un viaje de miles de kilómetros desde más allá del Sahara no iban a quedarse cruzados de brazos alas. Eso sí, no tantos como antaño, quizás algo menos de la mitad. Seguramente buena parte de ellos "externalizaron su domicilio" y se largaron a lugares donde fueran mejor recibidos. Estuve atento a la reacción de los responsables del poli y afortunadamente no la hubo y se les dejó criar en paz y sin incidencias hasta que acabó el verano y como dice el refrán, "Acabados los higos, pájaros idos". A principios de año -y creo recordar que hasta Marzo, pero sinceramente no estoy seguro- los nidos seguían ahí pero cuál fue mi sorpresa cuando hace 4 días pasé por delante del lugar y al levantar la cabeza para ver si ya había algún inquilino me encontré el hall "limpio" de nuevo y esta vez con barricadas: 

(Ex-)colonia de avión común. House Martin (ex-)colony

 
Por supuesto, este año no se va a permitir que se repita la desobediencia civil demostrada por estos pequeños come-mosquitos y se ha protegido con una tela metálica toda la zona antiguamente ocupada por nidos. Este sí va a ser un escollo insalvable, imposible fijar el nido ahí.


Afortunadamente, parece que algunas mentes empiezan a funcionar de manera "natural" y les han ofrecido una alternativa, unos nidos artificiales bajo una repisa justo al lado de la antigua ubicación pero ya fuera de la vertical del paso de las personas, justo sobre un jardincillo:

Se supone que si algunos ejemplares dan el visto bueno al lugar y ocupan esos nidos, cundirá el ejemplo y más aviones empezarán a construir junto a este germen y quizás funden una nueva colonia. Lo que es la intención me parece genial. Sin embargo, personalmente dudo mucho que funcione: ya son muchos años anidando justo al lado, a cosa de un metro de distancia de la nueva "urbanización" (como se ve perfectamente en la foto) y los aviones han preferido siempre el hall con constante paso de personas a ese rincón algo más tranquilo que les han asignado. Espero equivocarme -de verdad de la buena-, estaré al tanto estos días a ver cómo evoluciona la cosa y me alegraré venir a tragarme mis palabras y decir que sí, que han aceptado el cambio.

domingo, 13 de abril de 2014

Saber estar (I)

Cuando uno va a un museo, en general -y digo en general porque en este país y con este tema la excepción es casi regla- se comporta con un mínimo de educación y "saber estar". A uno puede gustarle más o menos lo que visita, pero lo normal es que aunque le resulte un tostón insoportable, respete a los demás visitantes, haga lo posible por no cruzar por delante de quien está contemplando lo que sea y por supuesto evite empujarle, no toque lo que se exponga, no salte barreras, no se líe a grito pelado con sus amigos... En fin, esas cosas que aún no estando escritas, todas las personas con un mínimo de sentido común y modales conocen. Si vas a una exposición, lo mismo. Y también si es un concierto, una conferencia, un curso, una iglesia... 
En el campo sin embargo, esta regla no vale. El común de los mortales asume que lo normal es ir brincando y chillando, a pedrazo limpio, arrancando ramas, flores o matas, corriendo a la fauna para ver cómo huye, saltando cercados o vallados. Si hay alguien observando en silencio que se joda, ancha es Castilla: el campo es grande y si no te gusta te buscas otro sitio... aunque lleves dos horas intentando ver asomarse a la polluela que sabes se escondió en aquel islote de carrizo. Y la fauna que haya, pues lo mismo: si les molesta que se piren, que se enteren que han llegado los amos. 

La verdad es que me parece inverosímil que haya que recordarlo, pero en el campo también hay que saber estar, no vale todo. No vale escudarse en la ignorancia. Que podrá atenuar algunas cosas, pero no excusarlo todo. Cuando sales al extranjero, no es raro encontrar espacio naturales en los que hay que pagar una pequeña cantidad para entrar, en principio para ahuyentar a personas poco sensibilizadas -si uno no tiene auténtico interés en ver algo, no paga para hacerlo- y ya de paso supongo para contribuir a su conservación. Sin embargo, en esta tierra de paletos me temo que el haber pagado otorgaría derechos... lo dejo aquí, que llevo rumiando esta entrada 10 días y he llegado a la conclusión de que no puedo ser políticamente correcto. Mejor acabo con una pequeña muestra grabada en el observatorio d la colonia de estérnidos de la Marjal de Moro. Evito estos lugares de fácil acceso los findes para no tropezar con estas cosas, pero llevo demasiadas semanas saturado y solamente me queda alguna hora dominical para escaparme. La verdad, como dice uno de los pocos periodistas a quien admiro: "se me quitan las ganas de tener ganas". Grabé esto después de ser asaltado por 15 o 20 energú cerca de 20 personas que entraron a la caseta de observación en plan Atila. Antes de llegar ellos, había unas 30 parejas de gaviotas reidoras y cabecinegras, avocetas, cigüeñuelas, fumareles cariblancos, charranes, chorlitejos cortejando... después de ellos, la nada. Bueno, miento: una nube de charranes sobrevolando a los infieles hasta que consiguen su objetivo en el segundo 41 del vídeo: lo que se oye berrear a partir de ese momento es una persona, aunque lo disimule muy bien. Desde dentro de la caseta yo sabía lo que había pasado sin verlo y aunque agunataba el tipo, no pude evitar la risa al oír la confirmación de boca de una señora: "un pájaro se le ha cagado desde el aire y se le ha colado la mierda por el cuello de la camisa". Y es que ya lo decía mi abuelo:
"El que al cielo escupe, a la cara le cae".

video